Avisos de seguridad

Buscador

Documentos

LOPD – Medidas de seguridad
LOPD – Medidas de seguridad

Temas de interés

Cumplir la LOPD

En multitud de ocasiones oímos noticias relacionadas con la Agencia Española de Protección de Datos. Especialmente nos preocupan aquellas que hacen referencia a sanciones económicas. Estas sanciones son el producto de incumplimientos de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD). Pero, ¿a qué nos obliga esta Ley?

Cumplir la LOPD
Una sanción económica que puede llegar hasta 600.000 euros es una razón lo bastante importante como para leer esta página.

Antes de empezar a conocer las exigencias de la Ley conviene recordar los antecedentes de la misma y alguno de sus puntos más significativos.

Pongámonos en situación y conozcamos el panorama legislativo que regula la protección de datos personales:

  • Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD). El objeto de la LOPD es garantizar y proteger la privacidad e intimidad de las personas físicas.
  • Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por la que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (Reglamento de desarrollo de la LOPD).

Por lo tanto, ya conocemos qué legislación es la que nos impone las obligaciones que posteriormente detallaremos.

Pero tal vez lo que más preocupa a las empresas es cómo puede afectar la LOPD a nuestros negocios.

Las posibles repercusiones que pueden derivarse del incumplimiento de la LOPD y normativa de desarrollo son, entre otras:

  • Aparición en prensa
  • Daño a la imagen corporativa
  • Desconfianza en el mercado por parte de clientes
  • Desconfianza en las medidas de seguridad de la entidad
  • Denuncias, inspecciones de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y de las Autoridades de Control
  • Sanciones económicas elevadas de hasta 600.000 euros

Puede que alguna de las anteriores no afecten de lleno a una PYME o un autónomo, pero indudablemente una sanción económica que puede llegar hasta 600.000 euros es motivo más que suficiente para pensarse dos veces no cumplir con esta Ley.