Avisos de seguridad

Buscador

Temas de interés

Navegar por Internet

Navegar por la web es una de las grandes utilidades que nos aporta un ordenador y una conexión a Internet. Es similar a cuando salimos de casa: podemos ir de compras, quedar con los amigos, ir a una biblioteca o simplemente dar un paseo y ver escaparates. En el mundo tradicional, ya tenemos aprendidos los mecanismos para saber por dónde ir y qué hacer; navegando por Internet, es exactamente lo mismo, lo que ocurre que los mecanismos que tenemos que aprender son diferentes.

Navegar por Internet
Es importante que desconfiemos de los archivos descargados por Internet, un archivo que parece seguro podría tratarse de un virus camuflado.

No tenemos que tener miedo a navegar por Internet, sólo un poco de respeto y disciplina. ¿Qué quiere decir esto? Pues lo mismo que cuando uno sale a dar un paseo, siempre hay riesgos, pero si uno sigue una serie de pautas sencillas, disminuirá de manera radical su exposición a sufrir un incidente. Es lo mismo que si uno sale a la calle, no atiende a los semáforos y no mira para cruzar; puede acabar sufriendo un atropello.

A continuación vamos a explicar una serie de reglas básicas, para que al igual que en el mundo tradicional (ya sabéis que hay que mirar a los semáforos), sepáis qué cosas debéis y no debéis hacer navegando:

  • A ser posible, utilizar las últimas versiones de los navegadores actuales, ya que incorporan tecnología de prevención de fraude. Solicita a tu instalador que te deje instalada la última versión del navegador que tienes.
  • No naveguéis por Internet, si no tenéis la herramienta antimalware (comúnmente llamado antivirus) funcionando y actualizada. Normalmente estas herramientas, independientemente del fabricante, tienen un icono en la parte inferior-derecha de vuestra pantalla; este icono, según el color que tenga, mostrará su estado; cercioraros que está funcionando y está actualizada. La herramienta antimalware, te ayudará en gran medida a la hora de entrar en sitios web nuevos de los que no tengas referencias. Si te avisa que estás entrando una web donde hay riesgos potenciales, simplemente, cierra el navegador y no accedas a esta web.

No podemos depositar toda nuestra confianza en la herramienta antimalware, por ello, hay una serie de pautas adicionales que nos ayudarán a disminuir nuestro riesgo navegando:

  • Utilizar la carpeta de favoritos para almacenar las páginas web que conocéis y por las que soléis navegar. Normalmente, cuando queramos ir a una página conocida, utilicemos esta carpeta de favoritos. No subáis a la carpeta de favoritos, cualquier página que os llame la atención; cuando llevéis un tiempo en un sitio, os dé confianza, y os sintáis familiarizados con él, en caso de que queráis volver a ese sitio posteriormente, entonces se habrá ganado el "honor" de estar en vuestra carpeta de favoritos. De esta manera, la carpeta de favoritos tendrá almacenadas las direcciones web de confianza. En la medida de lo posible, siempre navegar por páginas conocidas.
  • A la hora de ir a una nueva página, utilizar primero vuestro buscador de confianza que junto con la herramienta antimalware os darán información de la confianza del sitio. Si la información es positiva, cuando entréis en el sitio por primera vez, ser cautos. Si veis que se abren páginas web en paralelo con publicidad o contenido no apropiado, si os piden datos privados que no proceden (correo electrónico, número de teléfono móvil,…) o no entendéis bien el contenido de la página, no dudéis en cerrar el navegador y olvidaros de la página.
  • No es recomendable acceder de manera directa a una página web desde un correo electrónico que recibas. Si el correo además es de alguien que no conocéis, borrarlo de inmediato.
  • En determinadas páginas web, se requiere autenticarse para poder acceder a contenidos y/o un servicio personalizado. Para ello, tendrás que hacer un proceso de registro en el que te van a solicitar, no sólo la información de autenticación, sino también información privada (como por ejemplo, tu dirección de correo electrónico). Ten mucho cuidado a la hora de elegir en qué páginas te registras, inspecciona la zona pública de la página y cerciórate que es realmente lo que estás buscando, ya que hay muchas páginas en Internet cuyo único objetivo es hacerse con datos personales tuyos. Cuando empieces el proceso de registro, no suministres tu dirección de correo electrónico habitual, utiliza otra dirección, en caso de que posteriormente la página se gane tu confianza, ya tendrás tiempo de poner tu dirección habitual. Presta especial atención a preguntas que no tengan nada que ver con el objetivo de la página, ya que probablemente quieran ceder los datos para publicidad no deseada. Si no lo tienes claro, cancela el registro. A la hora de autenticarse, no es recomendable la utilización de la opción de "autocompletar" la contraseña, hazlo tú mismo cada vez que quieras entrar.
  • Si accedéis a la banca online, prestar especial atención a la página, cercioraros que la conexión es segura, es decir que la dirección empieza por https://, y veis un candado que representa que la comunicación con el banco está cifrada. Existen una serie de recomendaciones de seguridad para la banca online que se detallan en el apartado correspondiente.
  • Por último, pero no menos importante, evita hacer descargas de páginas web que no conozcas bien.