Avisos de seguridad

Buscador

Temas de interés

Herramientas de protección del ordenador

Es imprescindible conocer los peligros que asechan nuestro ordenador para poder adquirir las herramientas de protección adecuadas.

Herramientas de protección del ordenador
Mantén siempre actualizado tu antivirus y desconfía de las descargas ilegales que circulan por la Web.

Las herramientas de protección de nuestro ordenador están diseñadas para mantener, proteger y asegurar la seguridad de nuestros datos; es decir, que la información contenida en nuestros ordenadores sólo pueda ser utilizada y manipulada por aquellas personas autorizadas, manteniendo siempre su privacidad y sea utilizada acorde con unos fines predeterminados. Existen herramientas programadas para proteger los principales integrantes del equipo informáticos; estos son el hardware (o maquinaria) correspondiente a la parte tangible y física del ordenador; el software (o programas); el usuario y la información que éste utiliza.

Nuestros equipos están expuestos a un gran número de riesgos y muchos de ellos son fácilmente evitables con buenas prácticas; debemos restringir el acceso de las personas a nuestros equipos; ya sea implantando contraseñas, o guardando nuestro ordenador en un lugar seguro; asegurarnos de que los programas se utilicen para llevar a cabo los procedimientos elegidos; procurar que la información sea enviada de manera satisfactoria a su destinatario; no utilizar, ni instalar programas que puedan parecer maliciosos. Todas estas premisas son sencillas de seguir y pueden garantizarnos una mayor fiabilidad y protección en nuestras actividades informáticas.

No obstante, existen amenazas externas a nuestro comportamiento, como los programas cuyo propósito es dañar, infectar o manipular datos informáticos sin el consentimiento de su propietario, también conocidos como "malware". Estos programas pueden ser un virus informático, un gusano informático, un troyano, una bomba lógica o un programa espía (o "Spyware"). Estos programas se clasifican por los objetivos de sus ataques, por el modus operandi y por su efectividad. Para protegernos de estos programas maliciosos se han desarrollado múltiples herramientas de protección.