Avisos de seguridad

Buscador

Temas de interés

Herramientas de privacidad y cifrado

Nuestra información está hoy en día más libre que nunca y, por lo tanto el número de ojos capaces de verla es enorme. Debemos guardarla celosamente.

Herramientas de privacidad y cifrado
Cuando utilizamos protocolos cifrados, evitamos que nuestra información sea comprendida por agentes indeseados.

Consideramos la privacidad como el derecho a decidir quién puede ver nuestra información, para que finalidad la utiliza, y por cuanto tiempo. Pero, con el uso de Internet, este derecho parece haber quedado desfasado, pues debemos recordar que Internet es una red abierta, donde todo el contenido es público y es difícil controlarla completamente y vigilarla toda al mismo tiempo.

Antes de entrar en el aspecto de la privacidad en Internet, es necesario crearnos una imagen mental de esta red para ser conscientes de la falta de privacidad que la rodea. Podemos imaginarla como una arquitectura de caminos y puentes por donde circulan nuestros archivos, deteniéndose por el camino en diferentes servidores, tomando desvíos imposibles de predecir, exponiendo la información que transportan por el camino, donde muchos ojos los ven pasar y resulta realmente sencillo interceptarlos, modificarlos y reenviarlos.

Así, no es de extrañar que se hayan creado herramientas que permiten asegurar la confidencialidad y privacidad de los datos enviados. Y la forma utilizada no es la de asegurar el camino (pues es demasiado extenso, transitado y varía en cada envío) sino proteger el mensaje con claves que sólo el remitente y el destinatario conozcan. Tales sistemas son realmente útiles cuando hablamos de proteger nuestros datos más sensibles de las herramientas de espionaje informático, o "malware". Los datos personales, la transacciones bancarias y las conversaciones privadas no admiten ningún flujo de información no autorizado.

Para proteger nuestros datos como es debido, podemos utilizar navegadores potentes y actualizar sus funciones de privacidad; descargar programas de cifrado y eliminar los spyware con antivirus.

Mantener el anonimato debe considerarse como un derecho, no un privilegio y así lo contemplan las organizaciones gubernamentales; en España contamos con las Agencias de Protección de Datos y la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD).